logo

 

club

 

 

EL PEÓN

FIGURAS ESTRATÉGICAS

OPERATIVIDAD

PEONES PASADOS, PROMOCIÓN

 

 

EL PEÓN

Lo dijo Philidor y todo jugador puede comprobarlo: los peones son el alma del ajedrez.

En cualquier evaluación de una posición dada, en todo análisis de las posibilidades de uno u otro bando, hay un factor que se repite sin cesar: "las blancas tienen mejor estructura de peones", "las negras tienen peones doblados", "las ... tienen peones colgantes", "... mejor (o peor) final debido a su estructura de peones", etc.

 

 

FIGURAS ESTRATÉGICAS

Para estudiar las propiedades de los peones es imprescincible detenerse en algunas consideraciones estratégicas, por ser esta modesta pieza la guarnición protectora del fuerte, la infantería imprescindible para todo ataque y para toda defensa contra otra formación. Detengámonos brevemente en estas apreciaciones generales:

1.       Si el propio rey no está protegido, por peones, no se debe atacar.

2.       Si la formación de peones es mala, sólo un ataque directo puede salvar la partida.

3.       A igualdad de condiciones, está perdido el final de aquel bando con peor estructura de peones.

Todo esto lo irá comprobando el jugador, a medida que progrese en su experiencia del ajedrez y en su práctica de torneo. Veamos algunas definiciones estratégicas:

Estructura de peones: es la formación de peones de un bando.

Cadena de peones: toda la ligazón de peones de un bando.

Peones aislados: son aquellos que han quedado fuera de la cadena, sin peones de su color en las columnas vecinas.

Peones doblados: son aquellos situados en la misma columna y que suponen una grave debilidad en la estructura de su bando. Los peones doblados no sólo son puntos débiles en sí mismos, sino que generan otros puntos débiles en su entorno.

Peones colgantes: son pares de peones que han quedado fuera de la cadena, pero que están unidos.

Peones atrasados: son aquellos que no pueden ser defendidos por ningún otro, porque los peones adyacentes o se han avanzado o han desaparecido.

Peones pasados (o libres): son aquellos que no pueden ser detenidos en su avance por peones enemigos, dado que no hay en su columna, ni en las columnas adyacentes controlando las casillas por las que han de pasar.

Una consideración estratégica fundamental, que hay que tener muy presente es la imposibilidad del peón de retroceder, una vez que ha sido avanzado. De ahí que cada movimiento de peón haya de ser sopesado, si cabe, con mucha más profundidad que el de las demás piezas.

 

 

OPERATIVIDAD

Hemos visto lo delicado de avanzar peones, puesto que es la única pieza que no puede retroceder. Por otra parte, es inevitable que avancen para participar en la lucha y más aún a medida que progresa la partida. En el final, por ejemplo, una de las mayores bazas posicionales es la creación de un peón pasado.

El peón también puede efectuar ataques dobles, conocidos como "horquillas" o "calzoncillos". El diagrama 1, por ejemplo, refleja la posición resultante de una Apertura Vienesa, tras las jugadas siguientes: 1.e4 e5 2.Cc3 Cf6 3.Ac4 Cc6 4.Cf3 Cxe4 5.Cxe4 d5, en la que las negras recuperan la pieza y quedan con buen juego.

2

Sabido es que los peones centrales ejercen fuerte presión sobre la posición enemiga y de hecho no se puede concebir la ventaja posicional sin un correcto despliegue de peones, para proteger y apoyar el emplazamiento de las piezas.

Veamos ahora una serie de imágenes de mate, a cargo de peón o peones, con o sin apoyo de su rey.

3 4 5
figura 1
figura 2
figura 3
7
9
11
figura 4
figura 5
figura 6


 

PROMOCIÓN

Elemento mágico del juego que permite a un peón convertirse en dama, una vez que llega a la octava casilla. Sin embargo, no ha de creerse que siempre conviene transformar el peón triunfal en dama. En todo caso será conveniente que el jugador examine detenidamente sus opciones, pues pedir dama puede dar lugar a tablas por ahogado, etc.

¿DAMA, TORRE, ALFIL, CABALLO?

121

 

La creación de peones pasados, con su objetivo final de coronar es uno de los temas decisivos en el ajedrez moderno.

Veamos precisamente un caso típico en el que podemos crear un peón pasado, pese a que los tres peones blancos tienen enfrente otros tantos enemigos, y en las mismas columnas:

143

El procedimiento, en el diagrama 3 es: 1.b6!, y ahora, si 1. ...ab6 2.c6! bc6 3.a6, ganando; y en caso de 1. ...cb6 2.a6! ba6 3.c6

154

El diagrama 4 sirve para ilustrar la fuerza de dos peones pasados, contra los que no puede una torre, aún correspondiéndole jugar a ésta. Ya lo sabe el lector: una torre no puede contra dos peones en sexta (unidos o no), siempre y cuando, naturalmente, ninguno de ellos esté atacado.

El peón pasado constituye una tremenda fuerza potencial, sobre todo si ha llegado ya a la séptima fila. Veamos, en el diagrama 5, cómo sacó partido Alekhine de esta circunstancia:

165

1.Tc8! Txc8 (no servía 1. ...Dxd7?? por 2.Df8) 2.De7!! y las negras no pueden evitar la pérdida decisiva de material (Alekhine/Nestor. Trinidad 1939).

176

En el diagrama 6 podemos ver la fuerza derivada del peón d6. Las blancas sorprendentemente jugaron 1.De7+!! y después de 1. ...Txe7, con 2.d7! ganan (Zeipel/Arnegaard. Correspondencia 1902).

187

Dos sorprendentes sacrificios permiten, en el nº 7, explotar el dinamismo latente en el peón de g6. Las blancas jugaron 1.Dh8+! Rxh8 2.g7+ Rg8 3.Ah7+! Rxh7 4.g8=D++ (Pietronski/Tannenbaum, 1926). Por fín, si hay alguna posición en ajedrez que merezca un diagrama creemos que es la que se refleja en el nº 8.

19 8

Correspondiéndole jugar a las negras, éstas llevaron su torre a d2: 1. ...Td2 y la respuesta parece absolutamente lógica (¡y lo es! el problema es que pierde) 2.Ca4 Txb2! 3.Cxb2 c3 (ahora comienza a jugar el peón pasado) 4.Txb6 (única. Si 4.Cxd3? c4+ 5.Rf1 cd3, ganando; o bien 5.Txb6 cd3 6.Tc6 d2) 4. ...c4!! (una de las jugadas más extraordinarias que encontrarse puedan en la historia del ajedrez: ¡la posición blanca se derrumba como un castillo de naipes!, véase el diagrama nº9).


209

 

5.Tb4 a5! 6.Ca4 (si 6.Tb8, 6. ...c2; o si 6.Txc4, 6. ...cb2) 6. ...ab4 y las blancas abandonaron. Protagonistas: Ortueta y Sanz (negras), Madrid 1934.

CLUB DE AJEDREZ SAINZ DE VARANDA

 

 

 
ajedrez

 

TORRERO LA PAZ - ZARAGOZA 50007 ESPAÑA